KTM presenta los sistemas Adaptive Cruise Control (Control de Crucero Adaptativo) y Blind Spot Detection (Detección de Zona Ciega) a aplicar en futuros modelos
KTM demuestra su compromiso en mejorar la seguridad de los motociclistas y en reducir los accidentes al ser el primer fabricante de motos en ofrecer los sistemas Adaptive Cruise Control y Blind Spot Detection.
Aún en proceso de desarrollo, ambos sistemas están basados en una tecnología de sensores y con el objetivo de detectar y prevenir posibles colisiones, tanto frontales como traseras. Estos sistemas han sido mostrados en forma de prototipo en una KTM 1290 SUPER ADVENTURE S modificada al efecto a un selecto grupo de prensa especializada.

El Adaptive Cruise Control (ACC) no ha sido diseñado como un sistema de freno de emergencia, pero es capaz de adecuar la velocidad de la moto en modo de control de crucero a partir de una velocidad determinada y en función del vehículo que la preceda. El sistema puede detectar un vehículo situado la parte delantera, a partir del tamaño de una motocicleta o superior, y mantener entonces la velocidad propia a una distancia de dos segundos de dicho vehículo, controlando de forma automática el acelerador y – si es necesario – aplicando suavemente el freno delantero.

La configuración definitiva del sistema está aún en fase de desarrollo e incluirá la posibilidad de que el piloto pueda personalizar la distancia y velocidad de operación. Cuando esté definitivamente desarrollado, se espera que el ACC sea capaz de responder de forma más rápida que lo haría cualquier piloto ante este tipo de situaciones.

Lo que conocemos como “zona ciega” en una motocicleta es aquella sección visual que permanece oculta al mirar hacia atrás, y que puede llegar a generar un peligro en condiciones de tráfico intenso. El sistema Blind Spot Detection (BSD) añade un par de ojos más en estas condiciones especiales de conducción o en trayectos especialmente largos. El BSD se sirve de un radar de corto alcance para alertar al piloto del riesgo potencial de una colisión trasera – como puede suceder por ejemplo en los cambios de carril – mediante una alerta visual en la pantalla TFT y unos potentes leds integrados en los espejos retrovisores, además de un aviso sonoro.
Estas revolucionarias nuevas características formarán parte de unos nuevos paquetes electrónicos que se ofrecerán en algunos modelos KTM a partir del año 2021. Además esta tecnología permitirá el desarrollo de futuros sistemas basados también en sensores y que ya se encuentran en fase de desarrollo.

Tras demostrar personalmente la eficacia de estos sistemas a los periodistas pilotando una KTM 1290 SUPER ADVENTURE S sin la mano ni la pierna derechas en los controles de la moto, Gerald Matschl, Vicepresidente de I+D de KTM, comentó: “Como empresa, KTM está plenamente comprometida en mejorar la seguridad de los motoristas, así como en reducir los accidentes. Aún nos queda mucho trabajo de desarrollo por hacer y recorrer muchos miles de kilómetros probando estos sistemas en el mundo real antes de poder implementarlos en nuestras motos de serie, pero estarán disponibles en un futuro cercano y estamos convencidos de que marcarán una diferencia.
” Luke Brackenbury KTM PR Manager del segmento Street, afirma: “Por lo que respecta a la aplicación de sistemas electrónicos de asistencia al pilotaje en nuestras motocicletas deportivas, en KTM hemos mantenido siempre el objetivo de ofrecer funciones que ayuden a los pilotos a controlar sus motocicletas, pero sin perder la diversión que supone llevar una moto. Mejorar la seguridad de los motociclistas forma parte de nuestra responsabilidad como marca, algo que KTM ya ha demostrado al ser el primer fabricante en introducir en 2014 un ABS de doble canal en una motocicleta de 125 cc con la KTM 125 DUKE, junto con el revolucionario primer sistema ABS en curvas de la historia. Con los sistemas ACC y BSD esperamos hacer más segura la práctica del motociclismo.”

Como líder en tecnología de motocicletas, KTM ofrece actualmente una amplia oferta de sistemas de asistencia electrónica al pilotaje en la mayoría de sus modelos de la gama Street 2018. El objetivo de todos estos sistemas es tanto mejorar la seguridad del motociclista como el propio placer de pilotaje.

Los sistemas sensibles al ángulo de inclinación están ya presentes en la nueva KTM 790 DUKE y en todos los modelos con motor de 1290 cc, e incluyen el Control de la Estabilidad de la Motocicleta (MSC) con el revolucionario ABS en curvas, junto con la Regulación del Freno Motor (MSR) y el control de tracción con diferentes niveles de actuación. En algunos modelos se incorporan también las suspensiones semiactivas junto con el Control de Arranque en Pendiente (HHC), la Desconexión Automática de Intermitentes (ATIR), el sistema Quickshifter+ y las luces cuneteras led.

Compartir