Benelli es una de las marcas con más historia, en sus más de 100 años de historia ha tenido diferentes propietarios hasta ahora que forma parte del Grupo Geely propietario de Volvo, Lotus, Keeway y el 10% de Daimler Benz.

Además de pequeñas 125 actualmente el tope de gama de Benelli son las 500 (pronto habrá nuevos modelos de 800 cc), la tecnología de estas motos de 500 (TRK y Leoncino) es de lo más actual, ABS Bosch, Inyección, frenos radiales, horquilla invertida, para ver como han cambiado y mejorado las motocicletas hemos comparado la Leoncino actual con la última cuatro cilindros de la época De Tomasso en concreto la 654 Sport, modelo del año 1984, todo un icono en su época, sobre todo en España donde las motos japonesas no estaban muy introducidas.

Benelli Leoncino 500 año 2018
Benelli 654 Sport año 1984

En 35 años las motocicletas han cambiado bastante, el puesto de conducción es más amplio y más cómodo, la instrumentación digital y el motor con inyección tiene muchos más bajos, siendo mucho más fácil de conducir, en la 654 destaca el motor de 4 cilindros muy suave, el sonido que sale por sus dos silenciosos es una delicia, muy bien también de frenos, con tres discos Brembo.

Otro punto donde la evolución es descomunal es en los neumáticos, nada que ver los estrechos y duros neumáticos de la 654 con los actuales de la Leoncino mucho más anchos y con un compuesto de goma con un agarre impensable en la época de la 654, aunque eso sí su duración es inferior.

En la iluminación un cambio de tecnología brutal, ahora lo que prima son los leds, la Leoncino lo lleva todo con esta tecnología, infundible y con una iluminación mucho más intensa.

En resumen los cambios en estos 35 años han ido encaminados a la comodidad, seguridad y prestaciones, aunque hay que reconocer que la estética de la 654 enamora y su motor a pesar de tener muy pocos bajos tiene suavidad y un sonido que hace hervir la sangre.

Compartir